Skip to main content

Mi experiencia en la tilt test o mesa inclinada

Para estratificar el tipo de disautonomía es necesaria la prueba de la tilt test o mesa inclinada, aquí te explico cómo fue mi experiencia.




A veces cuando vuelvo la vista atrás todo parece tan fácil, tengo la plena certeza que es porque estuve en las manos indicadas, con el especialista que necesitaba y que él a su vez tenía todo lo que yo ocupaba. Las cosas parecían fluir de manera muy natural, como paciente debo agradecer muchísimo eso, ya que te llena de tranquilidad y seguridad en un momento que estas sumamente vulnerable.

Una vez que estuve en el lugar correcto con la persona correcta, en mi caso el doctor Marco Antonio Santos Ballardo, aún restaban algunas pruebas por hacer. Primero iniciamos con 24 horas con el holter, tratando de hacer mi día normal y por lo tanto midiendo cada uno de mis pasos; ya que terminé con las 24 horas de conexión vino el eco-cardiograma, no me detendré en explicar cada uno de los hallazgos que hubo en los estudios, pero al final pasé por cada uno de ellos.

Ya que terminamos este proceso, obtuve mi diagnóstico: disautonomía. En palabras de mi doctor lo que seguía era estratificar. Por lo que me indicó que debía realizar una prueba inclinada, este artículo trata justamente de eso, mi experiencia en la mesa inclinada, “mesa basculante” “tilt test” o “table test” en inglés.


RECOMIENDO LEER: ¿Cómo me diagnosticaron disautonomía?


¿Qué es la tilt test?

El estudio de la mesa inclinada de acuerdo a la Sociedad Latinoamericana de Estimulación Cardíaca y Electrofisiología (SOLAECE) “es un procedimiento al que se someten pacientes que han tenido desmayo, pérdida de conciencia o síncope con el fin de investigar la respuesta del organismo a cambios de posición, en especial al reto ortostático que implica la posición de pie”.

Mi historia comienza en la sala de espera de un hospital junto a mi familia, con la expectativa de lo que venía. Sinceramente mi doctor siempre fue muy claro, me explicó todo a detalle, sin embargo uno no conoce los procedimientos a los que se va a enfrentar y la verdad constantemente sentí ansiedad e incertidumbre de lo que venía.

De pronto en el pasillo se escucha un ruido, traían justamente la mesa inclinada hacia el lugar donde sería el estudio, cuando apareció sentí que ahí estaba mi reto. Mis manos empezaron a sudar, sabía que era la prueba más complicada, al final de cuentas ¿a quién le gusta sentirse mal?

Mi doctor me había explicado que la prueba de la mesa inclinada (tilt test) consistía en pocas palabras en provocarte el evento, el síncope, para poder determinar cuál era la reacción que tu cuerpo tenía ante esto y de esa manera determinar su respuesta.

Me pasaron y me prepararon conectando todos los cables y electrodos que necesitaba y me explicaron que la prueba consistía en una parte no farmacológica y de ser necesario se haría una farmacológica. Una vez que estuve lista dejaron pasar a mi familia a echarme porras y despedirse de mí para iniciar la prueba, díganme si no fue un buen detalle.




Cómo me diagnosticaron disautonomía

La prueba se hace casi sin luz o con luz muy tenue, me recostaron en una tipo cama, me aseguraron de las piernas, abdomen, brazos y la cama comenzó a moverse para dejarme casi de pie (entre 60 a 90 grados) mientras me monitoreaban.

Justo cuando me subieron sentí síntomas pero muy leves, algún mareo, pesadez, pero consciente, cada cierto tiempo me tomaban la presión, el pulso, además de los registros que aparecían en la computadora. No recuerdo en realidad cuanto tiempo pasó, pero mi doctor me indicó que pasaríamos a la etapa farmacológica.

Pusieron de nueva cuenta la mesa o cama de forma horizontal y me dieron una pastilla que puse debajo de mi lengua, según lo que entendí relajan los vasos sanguíneos para que ayude con la circulación de la sangre. Esperamos unos minutos y de nueva cuenta me pusieron en la posición casi vertical.

No te pierdas mis nuevas publicaciones, suscribete 🙂

Cuando estaban subiéndome después de la pastilla me di cuenta que simplemente ya no resistiría más, desde que me subieron ya no pude abrir mis ojos, sentí sumamente pesadas mis piernas, mis brazos y sentía mi corazón latir sumamente rápido.

Ya no fui tan consciente de qué hacían los doctores, pero sentí que era más constante la toma de mis signos, empecé hablar menos y de pronto en todo mi cuerpo sentía mi pulso, fue una sensación espantosa, justamente esa era la cara negra de la tilt test , que sabes que te llevará al límite y que a nadie le gusta sentirse así.




De pronto deje de escuchar y perdí la consciencia solo por segundos y a lo lejos escuche la voz de mi doctor que me gritaba (así lo percibía) pero no podía responder, me volvió a llamar y alcancé a decir “igual”, después de eso me dijo: “tranquila, la prueba ha terminado”, me pusieron en posición casi contraria, con mis piernas hacía arriba y rápidamente fui consciente y volví a la normalidad.

Después de la prueba siguió una plática larga y tendida con el doctor (sobre lo que seguía en tratamiento o medidas, ya realizaré otro artículo con esto) y a partir de ahí a tomarme mis litros de gatorade que me había indicado llevar el cardiólogo.

Durante la parte farmacológica, justo cuando se manifestaron mis síntomas y el síncope sí me sentí muy mal, en teoría tengo muchos pródromos (síntomas o avisos en este caso antes del síncope) que aunque es bueno porque eso me da oportunidad de prevenirlo, en realidad es una sensación muy fea la que experimenta mi cuerpo. Este mismo evento que ocurrió en la prueba lo he tenido en un par de ocasiones y es la peor cara del padecimiento.

Una vez concluido este proceso venía una etapa de aceptación a toda esta nueva realidad y un esfuerzo constante por conocer mi padecimiento y sobre todo conocer mi cuerpo para evitar ante todo que lleguen los eventos. Aceptar la disautonomía en mi vida ha sido un proceso largo en el que aún en ocasiones trabajo.

Les recomiendo que entren a la página de la Sociedad Latinoamericana de Estimulación Cardíaca y Electrofisiología, al apartado de síncope y mesa inclinada, puede ayudarte con muchas de tus dudas, aquí te dejo el link http://www.solaece.org/paciente/sincopeymesa.html

Costo o precio del estudio

Respecto al costo del estudio de la mesa inclinada (tilt test), dependen del hospital al que asistas o de tu seguro de gastos médicos. Según la información que tengo, el precio oscila entre los 5 mil y 8 mil pesos.

Además les comparto un vídeo que encontré sobre la prueba de inclinación, si estás por hacerte el estudio te puede resultar de ayuda para que tengas claro en qué consiste.

-ALHQ 💙

Mi experiencia en la tilt test o mesa inclinada
Califica mi artículo

Una respuesta a “Mi experiencia en la tilt test o mesa inclinada”

  1. Excelente publicación ….muy agradecido con sus comentarios…..estoy a sus ordenes como siempre….muy orgulloso de ustedes por ejercer su responsabilidad de transmitir sus conocimientos a otros pacientes…..abrazo Dr Marco Antonio Santos Ballardo…….les invito a que le den like a mi página en Facebook Disautonomía Centro Médico Nacional del Noroeste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *